¡Seguimos en ruta!!!

Bueno, sacamos un ratillo y actualizamos el blog…y aquí andamos, acoplándonos todos/as al viaje, ajustando los ritmos de todos, de un niño de 7 años, de una bebé de 18 meses y de dos adultos, quizás los tiempos que nos marcamos no los estamos cumpliendo, kilómetros y etapas, visitas y expectativas, pero así es el viaje, un continuo adaptarse a las circunstancias, a los tiempos y a las demandas de cada unx.

Francia sorprende, da para muchos meses paseándola, pensar, como hicimos desde casa, superarla en 10 días viendo todo lo que queríamos, se antoja complicado.

Quinta Etapa, 26 de marzo, Blaye-La Rochelle, sin querer queriendo, flipamos con Blaye, aparcamos al lado de su Ciudadela, el sitio estupendo, tranquilísimo, rodeado de AC y de autobuses de escolares españoles!!!, nos dimos un largo paseo por la Ciudadela, después de un genial desayuno, Blaye se encuentra en el estuario del Gironde. La Ciutadelle de Blaye se merece detenernos un poquito, el promontorio rocoso de Blaye que domina el estuario de Gironde, estaba ocupado por un campo militar romano. Durante la Edad Media el pueblo romano se convierte el pueblo medieval y el castrum deja sitio a un castillo medieval cuyos vestigios aún se pueden divisar. Posteriormente el ingenioso ingeniero Vauvan lo convierte en un sistema de defensa moderno: una ciudadela espectacular.

Lucas flipó en la visita, se quedó con ganas de hacer una visita por los pasadizos subterráneos, y todxs nos quedamos con muuuchas ganas de verla en pleno funcionamiento. Por lo que pudimos ver, a partir de abril y sobre todo en verano debe ser super interesante hacer una visita, dentro de la ciudadela hay tiendas, restaurantes, ¡ un camping!, un hotel , un sitio de lujo para acudir con el buen tiempo y disfrutar de las vistas y espectáculos.

Ciudadela Blaye 3

 

Ciudadela de blaye 2

Continuamos nuestro viaje hacia La Rochelle… Que ciudad mas bonita (esta expresión la utilizaremos mas de una vez en este blog), costera, con un puerto protegido por dos torres espectaculares, muy paseable, universitaria, bici y mas bicis, y por fin, un niño que hablaba español (argentino) que se echó una muy buena hora de juego con Lucas…que faltita le hacía encontrar esa complicidad…buscando donde dormir, acabamos en una placita, al lado de una Iglesia (esto en Francia, es siempre un recurso magnífico, suelen tener los alrededores muy cuidados y plazas de aparcamiento donde pasar la noche es un lujo de tranquilidad y sosiego…Place Genette, para lo que lo queráis saber.

LA Rochelle

Sexta Etapa, 27 de marzo, La Rochelle-Nantes, esta ciudad la teníamos apuntada desde el principio, y menos mal, sin saber un poco donde dirigirnos, acabamos en una zona postindustrial reconvertida en zona residencial y de instituciones y zona de esparcimiento (Ille des Machine), al dar el paseo de rigor, flipamos con las construcciones, desde el edificio de la Escuela de Arquitectura al nuevo Palacio de Justicia, todo ello a las orillas de La Loire (me encanta que los ríos en Francia se denominen en femenino…), mención especial merece la reconversión de los astilleros de la Naval Francesa en zona de ocio, un elefante de dimensiones pantagruélicas, un tiovivo de tres pisos de altura y una exposición de artilugios y mecanismo realizados en metal y madera e imitando a la propia naturaleza nos dejó con la boca abierta.

Nantes elefante

Cruzamos el río y la parte antigua nos recibió con un memorial a la abolición de la esclavitud, cientos de baldosas en el suelo nombraban a los barco de esclavos que partieron desde ese puerto fluvial destino a las Américas Francesas.

Nantes abolicion exclavitud

Pasear por ese Nantes bien se merecen dos horas a ritmo tranquilo, esquivando los tranvías y a los ciclistas de Uber y de Deliveroo (nadie cocina en esta ciudad?) plazas muy cuidadas, mucho mestizaje en el paisanaje y unos restaurantes con una pintaca!!! Acabamos tomándonos algo para recargar el portátil en El 1, desconectamos una lámpara de diseño para conectar el portátil, cambiamos pañal a Abril, café y vino, 15 eurazos.

Nantes la Luarç

Séptima etapa, 28 de marzo,  Nantes-Angers-Saumur-Turquant, tras amanecer en Nantes, desayunar y después de que Lucas hiciera parte de sus tareas escolares (tocó suma en rejillas, método ABN…) carretera y manta, llegamos a medio día a Angers, preparamos comida aparcados junto a la catedral de Saint Pierre, chaparrón y paseo, Lucas y yo alucinamos en una librería solo de cómic, que buen rato…salida a las 16:00 mas o menos para adentrarnos en el Val de Loire, a disfrutar de la ruta de los Castillos.

Angers

Primera parada en Saumur, paseo, boulangerie y para bajar grasas, subida el Chateau, continuamos hasta el poblado troglodita de Turquant.

Saumur 2

La verdad es que la casualidad y la curiosidad nos hicieron parar aquí, no estaba en los planes y tampoco habíamos oído hablar de él, circulando por la carretera de la ruta de los castillos veíamos lo que parecían agujeros en la roca, fijándonos mejor pudimos ver casas excavadas en la roca a lo largo de unos buenos kilómetros, tales construcciones, el color de la roca, la inmensidad de la Loira en esta zona y el paisaje espectacular hace imposible pasar de largo y no dedicarle tiempo extra a esta zona, así pues, decidimos parar en un área de autocaravanas guapísima a la entrada del troglodita pueblo y pasar allí la noche.

Turqant furgo

Octava etapa, 29 de marzo, Turquant- Blois, amanecer en Turquant mola, hacía un sol espléndido y una rasca considerable para estas fechas del año. Maqueamos un poco la furgo y nos damos un paseo por el pueblín, es chulo, en esta época está tranquilo y sin turismo, los ateliers (talleres de artesanxs) se preparan para la temporada,  por lo que pudimos intuir debe ser bastante turístico, sinceramente nos alegramos de pasar en estas fechas por aquí cuando todo está tranquilo, se puede ver todo con mas calma y apreciar la autenticidad del lugar. Curiosidades del lugar, esta era zona de viñas, pero en un momento entró la …… y se cargó los viñedos, las gentes del lugar decide sustituirlo por manzana y producir pommes tepeé, manzanas asadas y deshidratadas que después se hidratan en vino, ¡ahí es ná!.

Tourqnat poblado troglodita

Tras el paseo y el intento de buscar un caché, que finalmente no logramos, continuamos con la ruta, nos dirigimos a ver el castillo de Ussé,  de camino nos cruzamos con chateaux por la carretera, a diestro y siniestro. Llegamos a Ussé a mediodía , el castillo es realmente impresionante, se ve perfectamente desde el aparcamiento, y el pueblín que los rodea es para variar precioso, de cuento.

Castillos ussé

Comemos allí, con vistas al chateaux, y salimos zumbando directxs a Le Closs Lucé, el castillo en el que vivió Leonardo Da Vinci sus últimos tres años de vida. Llueve y hace un frío que pela cuando llegamos,  pero la emoción nos inunda sabiendo que vamos a ver un escenario tan especial, Lucas estaba deseando hacer esta visita y la goza a tope, a pesar de la lluvia que nos empapa, corretea por todo el jardín investigando las reproducciones de los inventos leonardinos.

Le Closs Lucé 4

Le Closs Lucé 3

Al salir de Le Closs Lucé empapados y aún sabiendo que es tarde, nos vamos volando a ver el castillo de Chenocheau, una de las joyas  de la zona, albergamos la esperanza de verlo aunque sea desde fuera y cumplir el sueño de contemplarlo. Al llegar, vemos que como esperábamos ya no se puede hacer la visita, y para disgusto aún mayor, tampoco podemos verlo desde el aparcamiento, el reciento hasta llegar a el es muy grande y está rodeado de jardines que hacen imposible verlo desde fuera…  (Merce nos quedamos sin ver el castillo que mas te gustó, cachis!). Bueno que no cunda el pánico, este castillo merece que volvamos en otra ocasión a esta zona, anotado queda.

Seguimos en ruta y aprovechamos el día de lo lindo, acabamos durmiendo en Blois, vemos el castillo de esta ciudad desde la carretera y dormimos en un parking cercano.

Novena etapa, 30 de marzo: Salimos de Blois, nos dirigimos al castillo de Chambord, pero por el camino queremos hacer una parada a ver otro castillín, el de Villasavin, más pequeño que los otros castillos que hemos visto hasta ahora, con solo dos plantas, actualmente están rehabilitando parte de él, está rodeado de un frondoso bosque que hace sea muy  agradable el camino desde la entrada hasta donde está el castillo. Nos dio la sensación de desolado y abandonado.

Villasavin

Antes de entrar al castillo nos hicimos unos adorables amigos, que al principio se mostraron tímidos, pero al final, acabaron acercándose y pudimos acariciarlos un poquino. En honor a David los bautizamos como los rasta-burros.

Rasta burros (4)

A la hora de comer llegamos a nuestro siguiente objetivo, Chambord, uno de los tops de los chateaux. Comemos algo rápidito y super emocionados nos dirigimos a hacer la visita.

Chambord es un super castillo que cuando lo miras de frente se muestra como un edificio grandioso, elegante y espectacular, uno de los detalles y de sus maravillas es una escalera doble de caracol, situada en el centro del edificio, que hace que dos personas puedan estar subiendo y bajando al mismo tiempo sin cruzarse. Lo mandó construir Francisco I, y como curiosidad y muestra de las excentricidades de estas gentes nobles, solo lo visitó en 18 ocasiones y nunca mas de 4 días seguidos, al principio no contaba con muebles propios, aquellxs nobles que quisieran usarlo, tenían que traer sus propios muebles se convirtió en una patata caliente que todo aquel a quien se lo endosaban, tarde o temprano intentaba quitárselo de encima, no es así como te lo explican, pero en resumidas cuentas …Actualmente sí cuenta con muebles, tapices, cuadros…que merecen, además del edificio y sus jardines, una visita.

Chambord

Chambord escalera 2

Chambord jardines.jpeg

Aquí se acaba nuestra ruta por los castillos de “La Luar”, ha sido la primera pero intuimos que no la última. Amparo gracias por el libro Los castillos del Loira, nos ha servido para decidir qué elegir entre tanto chateaux.

De Chambord seguimos la ruta hacia el norte hasta Chantre, una ciudad pequeñita, así como Plasencia, super bonita y muy paseable con una catedral que es una joya ……Nada mas bajarnos de la NN, nos recibe una nutria que está en el río, nos entretenemos con su vaivén. Aunque es tarde la catedral está abierta, nos sucede algo que nos intimida, en los alrededores de la catedral en cada esquina, nos encontramos con un militar, armados, no sé muy bien qué tipo de arma era, pero larga, tipo rifle, o algo así. La sorpresa es mayúscula, no es algo que te esperes encontrar en mitad de Francia y a los pies de una catedral, además al entrar un señor nos pasa a todxs, incluidos Lucas, Abril y su carrito, un detector de metales. Aún así, la Catedral de Chantré es una joya que se debe ver y admirar, pero sobre todo, de día, donde los mas de 2.600 metros cuadrados de vidrieras deben proporcionar una luz increíble a su interior…..

Esto ha sido todo hasta ahora, nuestro viaje sigue, continuamos en el siguiente post, saludosssss.

Un comentario sobre “¡Seguimos en ruta!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s